Dña. Pilar Martínez Ten, editor de esta página web, le informa de que en la misma se utilizan cookies propias con fines analíticos, publicitarios y de elaboración de perfiles basados en los hábitos de navegación del usuario; así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. OK | Más información

Endometriosis. Estudio de extensión


La endometriosis es una enfermedad benigna, crónica, en la que el tejido que normalmente tapiza el útero, el endometrio, crece fuera del mismo. Puede aparecer en los ovarios, las trompas de Falopio, los intestinos o la vejiga etc…

Aunque no sabemos exactamente cuántas mujeres la padecen, se estima que una de cada diez mujeres en edad reproductiva tienen endometriosis y entre el 25 y el 50% de las mujeres infértiles.

Los principales síntomas de la endometriosis son el dolor (sobre todo durante la menstruación o dismenorrea) y la infertilidad. El dolor puede ser leve pero puede llegar a ser muy severo y requerir analgesia en pauta ascendente diariamente. Algunas mujeres presentan una franca alteración de su calidad de vida con imposibilidad de esfuerzos físicos o una actividad cotidiana normal.

La localización más frecuente de la endometriosis es el ovario. Se forman quistes, que se llenan de sangre y adquieren un color oscuro que se parece al chocolate, de tal forma que se denominan quistes de chocolate. Esta endometriosis ovárica es relativamente fácil de diagnósticar con ecografía vaginal. Pero algunas mujeres presentan una endometriosis pélvica “profunda”, es decir, tienen implantes de endometriosis en lugares como el espacio que hay entre el útero y la vejiga (tabique vesicouterino), entre el recto y la vagina (tabique rectovaginal) por detrás del cuello del útero (espacio de Douglas) o en las paredes del intestino, en el peritoneo o los ligamentos que sujetan el útero a la pelvis (ligamento úterosacros).

Cuando no hay quistes en los ovarios, el diagnóstico de la endometriosis puede retrasarse mucho. La endometriosis pélvica profunda es la que más síntomas produce, sobre todo dolor y la más difícil de detectar en una ecografía rutinaria. Para diagnosticar este tipo de endometriosis se ha utilizado la Resonancia Magnética que es cara y en general poco accesible y mal tolerada por las pacientes. En los últimos años la ecografía vaginal realizada por expertos permite un estudio muy satisfactorio de la endometriosis pélvica profunda. Es una exploración especial que combina los ultrasonidos 3D del suelo de la pelvis, para visualizar el tabique rectovaginal, la movilización cuidadosa de útero y los ovarios para descartar o confirmar adherencias y la búsqueda de pequeños implantes endometriósicos en todas sus posibles localizaciones.






volver

Volver a la página anterior